Etica y el juego.

BlackjacktischLa ludopatía acompaña al que la padece durante toda la vida. Tal como sucede con el alcoholismo, es una adicción muy popular, ya que en torno al 2% de la población del Estado Español la sufre.

En cada barrio de cada ciudad puedes encontrar en un bar a alguien que , durante horas, gasta su sueldo y sus ganas de vivir al son de una festiva melodía, de igual modo un jubilado funde su pensión en el bingo que está debajo de su casa, o una situación menos común pero que cada día se vuelve más frecuente, la adicción al juego online.

Estos casos son ejemplos muy comunes, y en ambos hay conflictos de intereses, entre la parte de la persona que no quiere jugarse más de X cantidad de dinero y la del propietario del establecimiento, que, como la lógica indica, quiere que los usuarios de su local jueguen durante más tiempo y una cantidad de dinero mayor.

Los locales clásicos de juegos (casino, bingo, …) están diseñados para que se pierda la sensación de paso del tiempo, es decir, son ingeniados para que pases un gran número de horas dentro, más de los que desearían, sin que lo percibas. Una iluminación excesiva, están abiertos las veinticuatro horas del día, dar la comida gratis, en las paredes no hay ningún reloj colgado, incluso su diseño arquitectónico. Estas son algunas de las prácticas con las que se pretende lograr tal efecto.

¿Debería haber un compromiso ético de este tipo entre empresas del sector y la sociedad? ¿Es moralmente aceptable que un camarero sirva copa tras copa a un alcohólico, aún sabiendo el daño que le está produciendo? No lo sé, sentido común, ética, valores, … parece que fueron suprimidos hace mucho tiempo por el instinto insaciable de ganar pasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Go to top